Cómo Planificar Una Jubilación Cómoda

La insostenibilidad del actual sistema de pensiones es un hecho. El aumento de la esperanza de vida por parte de la población unida a las bajas tasas de natalidad han derivado en una estructura poblacional en la que cada vez hay más ancianos y menos jóvenes.

Para atajar este problema, diversas soluciones podrían ser implantadas para mantener a flote nuestro sistema de pensiones "de reparto". El retraso de la edad a la que los trabajadores puedan optar a la jubilación, la ampliación del periodo exigido para que se pueda acceder al cien por cien de la cantidad establecida o la ampliación del intervalo de cálculo son tres de las principales medidas que un gobierno puede adoptar para mitigar los efectos devastadores del progresivo envejecimiento de la población.

En este artículo no se busca explicar la estructura de nuestro sistema de pensiones, sino informar a los actuales trabajadores de las posibilidades que tienen a la hora de complementar sus futuras pensiones, que podrían no ser suficientes para mantener el nivel de vida disfrutado con anterioridad a la fecha de jubilación.

Cómo Planificar Una Jubilación Cómoda
Algunos analistas se aventuran a predecir futuras bajadas nominales de las pensiones que, considerando unas tasas de inflación en torno al 2-4% anual, supondrían una importante merma en el poder adquisitivo de los ciudadanos jubilados. Sin embargo, esto choca con la anterior reforma de las pensiones, en la que se introdujo una cláusula que establece que cada año debe haber una revalorización de, al menos, un 0,25%, con vistas a evitar la pérdida de dicho poder adquisitivo. Esto podría deberse al establecimiento de un periodo temporal mayor de cálculo de la pensión, reduciendo el peso de los años inmediatamente anteriores a la jubilación, en los que los trabajadores suelen tener la máxima retribución económica de toda su carrera profesional.

Por ello, se aconseja que los trabajadores comiencen a diseñar su propio sistema de pensiones complementario al sistema público, con la suficiente antelación que permita realizarlo de una forma cómoda, sin que llegar a fin de mes sea un problema para el trabajador. El mismo Banco de España suele publicar los incrementos en la capitalización de productos relacionados con la remuneración durante el retiro laboral, como son ciertos fondos de inversión o planes de pensiones. Pero es un hecho que la mayor parte de los trabajadores españoles empiezan a plantearse la obtención de un complemento a su pensión pública a partir de los 50 años, lo que supone un problema, ya que deberán concentrar sus esfuerzos en un menor espacio temporal que aquellos que hayan sido más previsores.

¿Cómo se puede planificar una jubilación cómoda?


Sin embargo, durante 15-17 años puede crearse un capital que complemente la futura pensión, si se lleva a cabo de la forma adecuada. La gama de productos disponibles es realmente amplia, por lo que cada trabajador debe calibrar una serie de factores individuales a la hora de seleccionar la mejor alternativa posible. Los dos factores más significativos son dos, dentro de los cuales hay varios sub-factores, que son la edad del trabajador y su aversión al riesgo. El fin último de todo esto es la preservación del nivel de vida anterior a la jubilación, diversificando el capital ahorrado y adecuándose a las circunstancias cambiantes del entorno político y económico.

La ponderación de los activos en la cartera total es algo individual, atendiendo al perfil del inversor y sus inquietudes. Las principales categorías de activos son la Renta Variable, la Renta Fija, los instrumentos de mercado monetario y los planes de retorno absoluto.

Una cartera tipo podría ser la siguiente:

- Activos de Renta Variable: 30%
- Activos de Renta Fija: 50%
- Instrumentos de mercado monetario: 5%
- Planes de retorno absoluto: 15%

Algunos expertos recomiendan llevar a cabo una estrategia consistente en que el trabajador en sus inicios tenga una mayor exposición a la Renta Variable que a la Renta Fija, y que con el paso del tiempo pierda importancia en comparación con la Renta Fija, como consecuencia de la transición del perfil del trabajador a uno más conservador que en sus inicios laborales. De esta forma, en los años previos a la jubilación, el trabajador lograría unas rentabilidades inferiores, pero así mismo, el riesgo soportado sería menor.

Cómo Planificar Una Jubilación Cómoda
Más allá de los dos productos anteriormente mencionados, fondos de inversión y planes de pensiones, el trabajador preocupado por su futuro puede encontrar otros mecanismos de ahorro o, incluso, formas de disminuir sus gastos, como la compra de una vivienda. El no tener que hacer frente a un alquiler mensual puede aliviar el presupuesto mensual familiar.

En cambio, si el inversor busca utilizar instrumentos financieros más sofisticados, puede encontrar un diverso elenco, en el que los PPA (Plan de Pensiones Asegurado), PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático) y SIALP (Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo) tienen una notable importancia, con características propias que permiten una buena diversificación por parte del trabajador.

En la actualidad, hay una corriente muy importante que induce a invertir en productos con una fiscalidad inmediata muy favorable, como único motivo importante a la hora de depositar los ahorros. Si bien es cierto que una cómoda fiscalidad es un factor muy importante, debemos informarnos sobre la totalidad de los detalles, ya que en algunos casos la carga fiscal tan solo sufre un retraso temporal, y considerar que el logro de una rentabilidad atractiva, a la vez que se controlan los riesgos, es el objetivo fundamental de todo trabajador que quiera complementar su futura pensión pública.

Lo más importante es que el trabajador conozca sus objetivos, el plazo del que dispone y los esfuerzos económicos que puede soportar. Una vez planteado todo ello, el inversor debe seleccionar entre todos los instrumentos disponibles, que generalmente suelen ser muy técnicos y especializados, por lo que lo más recomendable sería acudir a un especialista para que nos oriente e informe de las ventajas y desventajas de los productos financieros, así como la fiscalidad aplicable a los mismos. Un experto independiente puede ser de gran ayuda, al no estar influenciado por los objetivos establecidos por ciertas entidades bancarias o aseguradoras, que tan solo buscan vender sus productos, sin valorar el perfil de cada inversor y sus objetivos.

Cómo Planificar Una Jubilación Cómoda Cómo Planificar Una Jubilación Cómoda Escrito por Publispania en 16:46 Puntuación: 5

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario, deja tu nombre y país y con gusto responderé lo antes posible.

loading...
Con la tecnología de Blogger.