Olimpiadas 2016, Una Competencia Económica Desigual

Las Olimpiadas 2016 son una de las mejores formas de mejorar la integración entre diferentes países y calmar un poco los ánimos entre naciones que tienen ciertas crisis diplomáticas o políticas. Aunque muchas veces estas celebraciones mundiales pueden verse como algo muy colorido y festivo, la realidad es que detrás de esto se esconden intereses económicos de particulares y grandes grupos de poder, que pueden ver un beneficio que los espectadores tradicionales son incapaces de observar a simple vista.

Todo esto hace que el espíritu de la competencia sana y entre amigos se convierta en un gran negocio entre empresas patrocinadoras, países que buscan ser sede de los juegos y algunos jugadores que pasan a ser vistos como mercancías o como actores generadores de beneficios sustanciales para las marcas que los patrocinan.

Los problemas de las Olimpiadas 2016

Las Olimpiadas 2016 se encuentran en uno de los perores problemas de la Historia de los Juegos, ya que la sede central de este año, la ciudad de Río de Janeiro, se halla en diferentes crisis al mismo tiempo, entre las que se destacan las de salud, la económica, la social y la de seguridad.

La crisis de salud se debe a la proliferación del Zika y otras enfermedades de transmisión por mosquitos. La crisis de seguridad se debe al bajo presupuesto que la ciudad y el Estado de Río tienen para pagar los salarios de los cuerpos de seguridad de la región, y por último la crisis económica y social se deben a la poca equidad que hay en la distribución de los recursos nacionales.

Olimpiadas 2016, Una Competencia Económica Desigual
La gran mayoría de las obras de infraestructura llevadas a cabo para las Olimpiadas 2016 se realizó en zonas exclusivas de la ciudad, lugares donde un selecto sector de la sociedad vive, sector que equivale a menos del 10 por ciento de la población. Proyectos como los de las construcciones de metros y medios de transporte se han llevado a cabo en lugares donde más de la mitad de la población que vive en la zona cuenta con medio de trasporte propio. Por otra parte, las zonas más deprimidas, como en el caso de las favelas, no se han visto beneficiadas por los proyectos de infraestructura en la ciudad, lo que aumenta el desagrado de muchos ciudadanos por las Olimpiadas 2016.

Problemas de desigualdad de fondo en las Olimpiadas

Otro de los problemas de desigualdad que hay en las Olimpiadas de este año y las Olimpiadas anteriores, es el patrocinio de los jugadores. En la mayoría de los casos, los Estados, junto con las empresas privadas, estimulan a los atletas para que lleven a cabo prácticas profesionales que aumenten las posibilidades de ganar el oro. En muchos casos, los Estados invierten miles de millones de dólares en el deporte para hacer que sus naciones sean vistas como grandes países que invierten en su población.

El problema con esto es que los países en vía de desarrollo, o muy pobres, no están en condiciones de invertir la misma cantidad de dinero que las naciones desarrolladas, por lo que muchos consideran que las Olimpiadas son una competencia desigual, donde atletas que no reciben grandes sumas de dinero en prácticas se enfrentan a atletas con importantes patrocinadores del mundo desarrollado.
Sin embargo, la realidad está por verse. Si bien es cierto que los niveles de desigualdad, dentro y fuera de Brasil, podrían afectar la pacífica realización de estos juegos, sólo el tiempo dirá cuál es el futuro verdadero de las Olimpiadas 2016.

Olimpiadas 2016, Una Competencia Económica Desigual Olimpiadas 2016, Una Competencia Económica Desigual Escrito por Publispania en 14:59 Puntuación: 5

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario, deja tu nombre y país y con gusto responderé lo antes posible.

loading...
Con la tecnología de Blogger.