4 Reglas de Oro al Momento de Hacer Negocios Con La Familia

Tus parientes creyeron en ti, en tu plan de negocios, en tu idea. Te financiaron. Hoy, la empresa está en marcha, pero ¿tus patrocinadores comienzan a ser un dolor de cabeza...?

Pues su vida cotidiana en la empresa familiar no tiene por qué ser tan tormentosa. Si bien los conocedores del ámbito empresarial afirman que nada es más difícil que trabajar con la familia, también es cierto que en un país en el que prácticamente no existen instituciones de capital de riesgo que patrocinen proyectos emprendedores, la familia es, también, una de las principales fuentes de financiamiento para los nuevos negocios. Por eso, es que suele ser tan común ser amigos, socios y compadres.


¿Cómo lograr que este tipo de relación prospere en todos los sentidos?

Cuatro reglas de oro

1. Existe una regla de oro: separar los problemas familiares de los negocios. Busquen espacios para resolver sus conflictos, que no sea el negocio el que cargue con todo. 

2. Instala consejos de administración en los que de preferencia exista al menos una persona ajena a la familia; ello no sólo ayudará a darle formalidad y seguimiento al negocio, también el consejero externo podrá fungir como mediador en caso de un conflicto entre parientes.

3. La tercera regla es preparar a quien tomará la posta, y no precisamente tiene que ser el primogénito quien lo haga, sino quien demuestre más talento e interés por el negocio.

4. Para que prospere un negocio, es necesario deshacerse de los parientes políticos que no te sean útiles.

El elemento indispensable: toda empresa familiar debe tener una especie de "Padrino" que sea querido y respetado por todos, "él o ella puede resolver las grandes y pequeñas disputas, lo que ayudará a dar continuidad al negocio".

La continuidad

Una empresa familiar debe garantizar, ante todo, su continuidad.

Esto es uno de los más graves problemas. pues, es posible que no se revitalice lo suficiente y con la periodicidad adecuada.

Otro problema es su periodo de maduración. Mientras las empresas institucionales tienden a acelerar su crecimiento, es frecuente que los negocios familiares se estanquen.

Toda empresa familiar tiene sus personajes emblemáticos y aunque se siga la receta al pie de la letra, generalmente en este tipo de negocios serán comunes el pariente déspota, el junior, el rebelde y el que no hace nada, pero ¡cómo estorba!.

No se sabe si es culpa de estos personajes, lo cierto es que las empresas familiares tienen una duración promedio de 25 años, y sólo 30 por ciento llega más allá de la segunda generación.

Cuando los hermanos se encuentran

Héctor y Ernesto Zeivy saben lo que es trabajar en familia. Estos dos hermanos se dedican al negocio restaurantero (tienen cuatro establecimientos), en el que han dejado de lado el parentesco y se han conducido como empresarios.

Ellos resaltan que no ha sido sencillo, pero con ganas, los negocios han salido a flote. Un elemento importante, reconoce, es que dentro de los negocios también participan inversionistas ajenos a la familia, lo cual a la hora de tomar las decisiones, permite que deje de ser un asunto de familia para convertirse en un asunto de negocios.

Por otra parte, contar con inversionistas externos permite que siempre exista dinero en el negocio, pues en caso de que sólo fueran él y su hermano, habría el riesgo de que, al no haber dinero en la familia, tampoco lo habría en el negocio.

Pros y contras


Ventajas

*Los familiares suelen conceder préstamos y financiamiento basados en la confianza hacia el pariente emprendedor, hecho que no ocurre con los bancos u otras instituciones de crédito.

*De igual forma, sus préstamos suelen concederse a tasas de interés inferiores a las que se maneja en el mercado financiero. Ellos se arriesgan junto contigo.

Desventajas

*Esta forma de relación puede prestarse a imposiciones y abusos.

Soluciones:
*Elabora un esquema básico de comportamiento empresarial, que establezca las reglas de conducta y operación que se espera de todos los integrantes de la empresa. Este documento se definirá de acuerdo con las necesidades del negocio y no de la familia. Será un punto de partida.

*Cerciórate de que todos conozcan las reglas de operación y qué se espera de ellos, según sus puestos. Se deben manejar políticas operativas y de personal formales.

*Forma una junta de consejo con gente ajena a la familia y a la empresa. Si no usas este esquema, opta por la asesoría de un consejero externo; esta figura puede darte valiosas e imparciales opiniones.


4 Reglas de Oro al Momento de Hacer Negocios Con La Familia 4 Reglas de Oro al Momento de Hacer Negocios Con La Familia Escrito por Erick Solorzano en 10:00 Puntuación: 5

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario, deja tu nombre y país y con gusto responderé lo antes posible.

loading...
Con la tecnología de Blogger.