Algunos Tips para Ahorrar Dinero en el Hogar

Empleando medidas muy simples en cuanto al uso de los electrodomésticos usted puede bajar un 10% o más su cuenta de la luz y ahorrarse una buena cantidad de dinero

No es extraño que en época invernal las personas hagan un uso más intensivo de la electricidad. Las bajas temperaturas, los días más cortos o el mayor tiempo que pasamos en casa son poderosas razones para encender los calefactores o tener las luces prendidas más tiempo. Pero recuerde que en algún momento habrá que pagar la cuenta, y ciertamente un uso ineficiente o exagerado de sus electrodomésticos puede elevar la cuenta fácilmente un 20 o 30% respecto de su consumo normal.



Lo anterior es especialmente un inconveniente en esta época, tomando en cuenta que en este tiempo nos rige la tarifa de invierno, donde el consumo de energía que supere cierto límite se cobrará con una tarifa mayor.

Así las cosas, el ahorro de energía será siempre bienvenido -ya que pagar en exceso a nadie le hace gracia-, sobre todo en este momento. 


Para bajar gastos...


Lo primero es fijarse en la potencia de sus electrodomésticos, esto es, cuánta energía consumen para funcionar. Dicha potencia se mide en watts.

Para conocer cuántos watts consume su artefacto basta revisar las indicaciones que por ley debe incluir el fabricante (así, por ejemplo, tenemos bombillas de 100 watts, o calefactores de 1.000 watts).

Ahora pongamos un valor a lo anterior. Su cuenta de electricidad llegará expresada en una cierta cantidad de kilowatts/hora consumidos en el mes. Veamos.

Recuerde que un kilowatt equivale a 1.000 watts. Eso significa que una bombilla de 100 watts consumirá un kilowatt cada diez horas. Por tanto, para conocer el valor del consumo basta multiplicar la cantidad de kilowatts/hora consumidos por su valor.

Refrigerador: Es uno de los artefactos de mayor consumo dentro de un hogar promedio, pudiendo llegar a explicar el 50% o más de la cuenta total. Ello se debe a que está encendido las 24 horas del día.

No siempre es necesario que el refrigerador esté a máxima potencia, especialmente en invierno.

Evite guardar en su refrigerador alimentos que estén calientes y procure que la puerta cierre herméticamente para evitar la pérdida de frío. Asimismo, es importante que la rejilla del condensador cuente con ventilación y se limpie periódicamente.

Los mayores consumidores: Los electrodomésticos que disparan la cuenta son aquellos que presentan un mayor consumo. Calefactores, planchas y termos eléctricos son especialmente intensivos, y por ello intente hacer un uso eficiente de los mismos.

En el caso del calefactor, es recomendable privilegiar aquellos que tengan incorporado un termostato, de modo que al alcanzar una cierta temperatura suspenda la emisión de calor.

Así, por ejemplo, si en pleno invierno prende su estufa eléctrica dos horas al día (suponiendo que es de 1.000 watts de potencia), mensualmente puede costarle sobre los $30 dolares (si tiene estufas a gas natural o licuado compare cuál alternativa le resulta menos cara).

La plancha, por su parte, también le implicará un gasto fuerte (éstas suelen tener una potencia que va entre los 1.000 y 1.400 watts). Trate entonces de planchar cuando acumule una cierta cantidad de ropa.

El computador: Estamos tan acostumbrados a tener este aparato encendido varias horas al día -internet, el chat o los videojuegos son las delicias de los más jóvenes- que no siempre dimensionamos su gasto. Particularmente gastador puede ser el monitor, el cual, puede implicar un gasto equivalente a una bombilla de 100 watts.

Una forma simple de ahorrar es activar la función de temporizador que incluyen los computadores, lo que permite desconectar el PC cuando lleva un tiempo sin uso.

Los adaptadores: Aunque no lo crea, dejar enchufado el cargador del celular -aun cuando éste no se encuentre conectado- o de la cámara de video puede implicar también un consumo de energía (ya que igualmente pasará electricidad por éstos).

Sin duda otro de los consumos intensivos del hogar está en el uso de las bombillas, las que explican más del 20% del consumo total dentro de un hogar.

Los expertos sugieren privilegiar las llamadas "bombillas ahorradoras". En el mercado existe ya una gran variedad de éstas, que permiten lograr ahorros de hasta 75% en iluminación, además de tener una duración mucho mayor que las bombillas tradicionales (se estima que una bombilla del tipo ahorradora puede llegar a durar hasta 5 años).

Si bien estas bombillas pueden ser más caras que las tradicionales, hay varias cuya potencia fluctúa apenas entre 14 y 15 watts (para que se haga una idea, una de 15 watts le permitirá iluminar como una bombilla tradicional de 60 watts).

Los tubos fluorescentes son otra opción, si bien son menos estéticos. Lo cierto es que por unos $15 puede encontrar alternativas cuya potencia fluctúa entre 20 y 40 watts.

Ciertamente, no todo pasa por cambiar de bombillas. Los hábitos de la familia también contribuirán a un uso eficiente de la energía. en ese sentido los padres pueden enseñar a los hijos el hábito de apagar las luces al salir de una habitación.

En fin, esperamos que estos tips le sean útiles para maximizar el ahorro -en este caso de energía- en el hogar, y así ahorrarse unos cuantos dolares cada mes.

Algunos Tips para Ahorrar Dinero en el Hogar Algunos Tips para Ahorrar Dinero en el Hogar Escrito por Erick Solorzano en 17:00 Puntuación: 5

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario, deja tu nombre y país y con gusto responderé lo antes posible.

loading...
Con la tecnología de Blogger.