El Patrimonio de la Familia: Cómo Asegurar lo Propio

Si piensa proteger los bienes de su hogar contra los riesgos de incendio o robo, procure que la póliza que contrate esté de acuerdo al monto real de lo que cuestan. De lo contrario, puede llevarse más de una sorpresaEs normal que a lo largo de los años una familia vaya acumulando en su casa una gran cantidad de bienes, que no sólo se refleja en el número de ellos sino en la calidad de los mismos y en el valor emocional que representan para el grupo.

Se estima que una familia promedio puede tener bienes que en total sumen entre 10.000 y 30.000 dolares. Aunque la cifra le puede parecer exagerada, es cosa que vaya sumando: muebles de cocina y del living, la vajilla, ropa y zapatos, camas, televisores, equipos de video, computadores, libros, CD o DVD, elementos de decoración (cuadros, lámparas, etc.), entre tantos otros.



Ni hablar de quienes tienen colecciones de arte o joyas, las que pueden llegar a constituir fortunas apreciables.

Así, es claro que un incendio o un robo pueden terminar abruptamente con el esfuerzo de años. Por lo mismo, ¿ha pensado en la posibilidad de contratar un seguro que proteja su casa y sus bienes?

Actualmente las compañías de seguros ofrecen varias alternativas, con la gracia de que en general no deberá incurrir en grandes sumas para contratar protecciones básicas. Claro, todo dependerá finalmente del valor de los bienes que quiera resguardar, pero en general podrá encontrar alternativas que parten de los $3,5 anuales por cada $1.000 que quiera asegurar.


Incendio


En el mercado encontrará gran cantidad de ofertas bajo el rótulo de seguro de hogar. Este, en esencia, cubre contra los daños que un incendio pueda provocar en la vivienda (obra gruesa), pero no necesariamente cubre los bienes de la propiedad.

Algunas compañías ofrecen como beneficio un monto general por los bienes, que puede ser de $2000. Pregunte por este punto. Ahora, si además quiere asegurar los bienes contra riesgo de incendio, entonces deberá pagar el adicional que corresponda. En general, en estos casos las compañías no aplican deducibles a los bienes (salvo que se trate de obras de arte).


En caso de robo


Tal como están los tiempos, la probabilidad de sufrir un robo no es tan lejana. Es por ello que un seguro que lo proteja de un atraco puede ser una buena idea. Ahora, es importante que sepa que las compañías en general no ofrecen seguros de robo "puros", por lo que la única forma de contratar la cobertura por robo es tomando el seguro de incendio. De acuerdo con estimaciones del mercado, una póliza por robo puede estar costando en torno a $2,5 por cada $1.000 que usted quiera asegurar.

Sin embargo, existen ofertas que entregan cobertura integral - incendio y robo- por unos $4,5 anuales por cada $1.000 que usted asegure.

Como el robo es un aspecto particular, hay ciertas cosas que debe revisar bien en su póliza:

Usted fija el valor de las cosas: Las pólizas contra robo funcionan así: usted determina el valor de los bienes que va a asegurar, no la compañía. Por lo tanto, es clave que usted no incurra en un infra-seguro (es decir, proteger sus bienes por un valor inferior a lo que realmente valen), ya que si bien pagará una prima menor, al momento de solicitar una indemnización ésta estará en relación con lo que usted contrató. Pero tampoco piense que si asegura por un monto mayor obtendrá una ganancia, ya que por ley no es posible lucrarse de un seguro. Así, si sus bienes valen $15.000  y usted aseguró por $30.000, la compañía pagará por los $15.000.

Objetos "especiales": Es normal que en las casas haya bienes que sean especiales o de alto valor (un home theater o cámaras filmadoras). En estos casos, las compañías suelen fijar montos a partir de los cuales estos bienes deben ser declarados, los que pueden ir desde $30 a $50 (revise las condiciones generales de su póliza). Por ejemplo, si se dio el gusto de su vida y compró un televisor de más de $1000 , lo recomendable es declararlo por este valor.

Es cierto, si la compañía exige que declare bienes sobre las $50, usted pagará un adicional por cada uno de esos bienes -que puede ser del 2% sobre el prorrateo "normal" -, pero se asegurará que en caso de siniestro se le repondrá un bien de similares características.

Deducibles y depreciación: En Fusión Corredores de Seguros hacen hincapié en que al momento de revisar una póliza, usted se fije de qué manera le repondrán los bienes. Algunas dirán que se reponen "a nuevo", es decir, la compañía indemniza como si el bien fuese nuevo. Sin embargo, es común que en el caso de siniestros - en particular en la póliza de robo- se apliquen deducibles y depreciaciones, algo que le debe quedar muy claro al momento de firmar la póliza. Así, la depreciación se aplica porque se asume que un bien se ha desgastado en el tiempo. En las pólizas se detalla en qué porcentaje se depreciarán los bienes para efectos de indemnizar (en algunos casos pueden llegar hasta el 25%).

A su turno, el deducible consiste en que a partir de un cierto monto comienza a operar la indemnización. Por tanto, analice estos puntos con calma, ya que si bien un menor deducible encarece la prima, si opta por un deducible más alto - a cambio de una prima menor- de ocurrir un siniestro puede que no en todos los casos se indemnice.


Un buen seguro


Al momento de contratar una póliza que cubra incendio o robo, pregunte por:
a) De qué manera la compañía indemniza los bienes (si a nuevo o aplica deducibles y depreciación).
b) Revise con detención las exclusiones.
c) Mire qué beneficios adicionales le entregan: la mayoría cubre rotura de cristales, daños por rotura de cañerías y otros adicionales. También entregan asistencia domiciliaria (como gasfitería o reparaciones eléctricas). Pregunte por los deducibles en cada uno de estos casos.
d) En caso de incendio, vea cuánto aporta la compañía por el retiro de escombros y honorarios profesionales. 


Las obras de arte


Hay ciertos bienes que sí o sí la compañía normalmente obliga a tasar para efectos de indemnizar. Es el caso de las obras de arte, joyas y probablemente pieles. Esto porque los montos a indemnizar pueden resultar particularmente sustanciosos (¿se imagina le roben un óleo de Miró?), y por lo mismo la compañía debe tener certeza de qué está pagando o si ese bien es efectivamente susceptible de ser repuesto.

Las tasaciones corren por su cuenta, y no se extrañe si el tasador cobra un 10% del monto por el que se pretende asegurar.

Si bien el dinero o las monedas es posible asegurarlas, hay algunas compañías que las excluyen. Lo mismo ocurre con los notebooks (computadores portátiles), ya que por ser artefactos que se pueden trasladar no hay certeza de que si son robados ello efectivamente ocurra en su propia casa (respecto de los computadores tipo PC, en general estos, ya se consideran bienes normales de una casa).

Por lo tanto, si usted no tasa sus obras de arte, joyas o aquellos bienes que la compañía solicite, éstos quedarán sin cobertura, ya que estos objetos pagan una sobre-prima. De allí la importancia de que usted cumpla con las tasaciones requeridas.


Para finalizar, ojo con:


- Para que una compañía le dé cobertura contra robos le exigirán tener alarma o bien rejas, o si no cuenta con ninguno de estos elementos vivir en un condominio.
- En caso de que deje de pagar el seguro, éste puede caducar en un plazo de 15 días desde que la compañía lo notifique del no pago.
- Las casas de veraneo son aseguradas, pero sólo contra incendio, no contra robo.

PD: las cotizaciones aquí expuestas son estimaciones, y varían dependiendo de cada País.

El Patrimonio de la Familia: Cómo Asegurar lo Propio El Patrimonio de la Familia: Cómo Asegurar lo Propio Escrito por Erick Solorzano en 12:30 Puntuación: 5

No hay comentarios:

Gracias por tu comentario, deja tu nombre y país y con gusto responderé lo antes posible.

loading...
Con la tecnología de Blogger.